Bodas

publicidad
30 de abril de 2012 • 18:26 • actualizado a las 18:55

Todo lo que necesitas saber para hacer una boda en la playa

Toma nota de todo lo que necesitas para cumplir tu sueño de casarte en la playa.
Foto: EFE

Ciudad de México, México.- Nuestro país cuenta con miles de playas paradisíacas en las que más de tres millones de parejas al año deciden darse el “Sí, quiero”. Cambiar el suelo de una iglesia por la arena fina del mar es una opción matrimonial cada vez más demandada.

Son las 5 de la tarde en la Riviera Nayarit y suena la marcha nupcial. Una novia con un vestido blanco palabra de honor y bronceado tropical hace su entrada sobre una alfombra roja desplegada en la arena del brazo de su hermano. Con un cuerpo curtido en gimnasios y una edad comprendida entre los 40 y los 50, la futura esposa se aproxima al altar improvisado frente al mar donde la esperan dos testigos, una jueza y un prometido con una gran sonrisa.

La ceremonia, que no dura más de 40 minutos, se celebra en el lujoso hotel Sheraton Buganbilias Resort Puerto Vallarta y concluye con un baile masivo al ritmo de una canción de Bruno Mars con elocuente título: “I think I want to marry you”.

Seguir los pasos de una recién casada emocionada saltando sobre la arena y elevando el ramo hacia el cielo con unos tacones de 10 centímetros es difícil, más no imposible. Después del evento, los 30 participantes se dirigen a un jardín tropical rodeado de cristalería rococó y lazos fucsia.

El importe de una boda de este tipo va desde los mil 800 pesos por persona siempre que exista un mínimo de 10 invitados. Y un dato a saber: si se reservan 25 habitaciones por cierto número de noches (de una a tres), la boda es gratis.

TODO LO QUE DEBES DE SABER

Lilian Ojeda es coordinadora de bodas. Vive en Puerto Vallarta (Estado de Jalisco) y a través del portal “Boda en Playa” ha recibido en una semana más de cien correos de parejas pidiendo información para casarse en playas de la Riviera Nayarit (costa oeste de México).

David C. Villareal es uno de los solicitantes. Él y su novia quieren invitar a cerca de 200 personas con un presupuesto que oscile entre los 200 mil a 250 mil pesos mexicanos. La boda (civil y religiosa) se celebraría a principios del año 2013. Como ellos, cientos de prometidos buscan las mejores alternativas para celebrar su enlace por todo lo alto y al atardecer.

El trabajo de los coordinadores de bodas consiste en cumplir con los deseos de los novios y asegurarse de que todo esté a punto, desde la licencia de matrimonio, los honorarios del juez, pasando por la prueba de sangre, el planchado del vestido, el bouquet y la primera noche, sin olvidar los moños de las sillas.

Los novios quieren saber si, por ejemplo, los hoteles a pie de playa ofrecen celebraciones de boda “todo incluido” o tarifas preferenciales si se quedan a dormir en el mismo. La respuesta de casi todos los proveedores de montajes nupciales es afirmativa.

¿MARIACHIS O VIOLINISTAS?

En general, todos los hoteles de la zona ofrecen paquetes según el gusto del consumidor sin perder de vista sus presupuestos iniciales. Y es que hay quien prefiere acompañar ese día de mariachis y quien opta por un violinista que interprete a Mozart. La mayoría de las opciones van desde los 12 mil pesos (lo más económico) hasta lo máximo que esté dispuesta a pagar una pareja, dependiendo del lujo que desee.

Ingrid Alayde, encargada de Eventos de la Agencia española Viajes El Corte Inglés en México (VECI), explica la amplia oferta que manejan cada año. “En 2011 celebramos en nuestra agencia aproximadamente mil 500 bodas, incluidas lunas de miel y aniversarios”.

Y es que la ubicación del paraíso natural de la Riviera Nayarit (entre los estados de Jalisco y Nayarit) no necesita de artificios. La logística la ponen los profesionales que trabajan alrededor del lucrativo negocio matrimonial.

Según VECI, “la Riviera Nayarit ofrece paisajes de sueño que harán que los novios se enamoren aún más. Para los que gustan de actividades relajantes existen hoteles con exclusivos spas, viajes en yates, caminatas con guías profesionales, hacer velero al atardecer o liberar tortugas en el mar. Para novios más aventureros existe la posibilidad de pesca, buceo, nadar con delfines, tirolesa, surf, y vida nocturna que siempre ofrece entretenimiento para los novios y sus invitados”.

Y añade que existen hoteles que pueden satisfacer al más exigente de los clientes, así como todo tipo de actividades que hacen de la Riviera Nayarit uno de los destinos para bodas más solicitado tanto a nivel nacional como internacional.

CON TODO LUJO DE DETALLES

Cecilia Pérez Ordaz, coordinadora de Eventos del Hotel Villa Varadero, comparte algunas de las promociones existentes en la zona de Puerto Vallarta. Una “Boda Paraíso”, por ejemplo, incluiría un menú de lujo; servicio profesional de coordinación de bodas; decoración para la ceremonia; arco con flores, mesa, tapete de entrada y 18 sillas; boutonier para el novio, micrófono, música grabada para la ceremonia, pastel de boda, canasta de fruta en la habitación de los novios, etc.

Claudia Silva, gerente de Relaciones Públicas y Mercadotecnia del Four Seasons Resort de Punta Mita, comenta  que el complejo hotelero es muy famoso por las bodas que allí se celebran: “Se realizan más de 50 al año y normalmente son eventos de 3 días con grupos de 20, 50 o 60 habitaciones. Se manejan tres noches que incluyen la bienvenida, la ceremonia en la playa, el banquete y algún lunch de despedida. Es una pequeña vacación para la familia y los amigos”.

Situado frente al edificio principal se erige “La Roca”. Silva comparte que se trata de un promontorio natural. “Se realizan cenas románticas, pedidas muy privadas e íntimas. Es único en el lugar, frente al océano Pacífico. Consta de servicio privado con una cena de 4 tiempos y después se prende una fogata para que la pareja disfrute viendo el atardecer y el mar”. Ideal para una cita exótica y romántica.

PEQUEÑOS IMPREVISTOS

Las playas de Jalisco y Nayarit son los lugares preferidos por los enamorados nacionales. Pero si no se planifica todo al detalle, el sueño puede convertirse en pesadilla. Así lo afirma Elisabeth Petersen, autora del libro “Una boda para toda la vida” y directora de la Association of Bridal Consultants de Jalisco, en entrevista con Efe.

“Las aventuras en las bodas de destino en playa son innumerables, ya que con frecuencia se olvidan cosas como: los novios (caballeros), si eligen atuendo negro y/o oscuro como puede ser en cualquier boda de etiqueta, vivirán la boda como si estuvieran en una sauna”.

Según la experta, “los peinados pierden forma con gran facilidad ya que la brisa y la humedad hacen de las suyas, lo mismo sucede con el maquillaje que parece absorberse más rápidamente, los adornos florales se marchitan antes, el alcohol se consume en mayores proporciones, ya que a nivel del mar el cuerpo puede beber más sin sentirlo. Los toldos, centros de mesa, candiles o decoraciones colgantes pueden sufrir accidentes si no tenemos en cuenta el clima”.

Por último, es recomendable y primordial evitar la época de lluvias (de junio a octubre) para no vivir una boda pasada por agua.

“He descrito incidentes que con preparación y antelación suficientes se pueden superar. Y es que las bodas de destino transforman las bodas en recuerdos invaluables. Cada vez que se sienta la brisa del mar, la arena; que se escuchen las olas, la mente recordará los momentos vividos en aquella boda sin igual”, añade Petersen.

Cabe señalar que los precios pueden variar antes de confirmar la boda. Esperemos que las intenciones de los contrayentes, no.


 

 

Síguenos en Twitter: @TerraVyE.

Síguenos por Facebook en Terra Life & Style.

Sigue a Terra Vida y Estilo en tu móvil: m.terra.com.mx

Sigue también en tu tablet a Terra Vida y Estilo: tablet.terra.com.mx

¿Fuiste testigo del algún hecho interesante, quieres compartir un consejo o tip? Comparte tus experiencias en TÚ, REPORTERO. y nosotros lo publicamos.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.