Día del Niño

publicidad
25 de abril de 2013 • 19:02

Día del Niño: bajo rendimiento escolar

Foto: Getty Images
  • Psicólogo educativo y gerente académico de Amco
 

Como padres de familia nos preocupa mucho que nuestros hijos se realicen y logren sus metas personales, y una de ellas es conseguir el éxito en la vida escolar hasta alcanzar el título profesional, sin embargo, algunos estudiantes presentan dificultades para salir adelante y aprender como lo exige la escuela, lo que ocasiona un bajo rendimiento escolar.

Las causas del bajo desempeño escolar pueden ser variadas y, algunas de ellas, pueden derivarse de un problema de aprendizaje. Es importante que antes de determinar si un niño o niña tiene un problema de aprendizaje, los padres y los maestros detecten si no existe un problema de enseñanza, además deben tomar en cuenta que cada niño es diferente y, por tanto, aprende de forma única, así que puede ser que la forma en la que se le está enseñando no sea la más óptima para el estudiante.

El riesgo de que algunos alumnos muestren bajo desempeño en su aprendizaje se incrementa si los maestros, al diseñar sus clases, no toman en cuenta los diferentes estilos de aprendizaje (visual, auditivo o kinestésico) o no planean sus  clases de manera que se exploten todas las inteligencias (lingüística, lógico-matemática, artística, naturalista, musical, espacial, cinético-corporal). De ahí la importancia de elegir una escuela donde estos aspectos sean considerados por los docentes.

No tomar en cuenta el ritmo de aprendizaje de cada alumno es una de las principales causas del bajo desempeño escolar, por lo cual, es esencial tomar en cuenta que cada niño tiene un tiempo para asimilar y comprender lo que se le enseña en clase, es decir, la velocidad con la cual aprende. Si el profesor no toma en cuenta las diferencias individuales para llevar el ritmo de la clase y de sus actividades, es seguro que algunos niños se quedarán rezagados.

Cuando se habla de las causas del bajo desempeño escolar en un niño, también pueden mencionarse los trastornos de aprendizaje que afectan ciertas habilidades básicas para aprender, por ejemplo, las relacionadas con la lectura (dislexia), con la escritura (disgrafia) y otras que se manifiestan cuando el alumno presenta problemas conductuales.

Otro posible factor que ocasione bajo desempeño escolar, es la actitud del alumno, pues un niño que no está motivado y entusiasmado, se distrae fácilmente; los factores emocionales generados por el ambiente familiar, por la valía personal, así como la forma de relacionarse y comunicarse con los demás determinan significativamente los logros de aprendizaje. Para aprender se requiere una actitud positiva hacia uno mismo y hacia el maestro, los compañeros y las materias que se cursan.

Es complejo determinar las causas del bajo rendimiento escolar, ya que pueden encontrarse desde factores genéticos, emocionales, cognitivos, sociales, entre otros. Cuando un niño no se desempeña exitosamente en su proceso de aprendizaje escolar, es fundamental la opinión de un especialista para que realice un análisis detallado en cuanto a su desarrollo, su grado de madurez y su entorno.

En definitiva, al preguntarnos qué es lo que necesitan nuestros niños para desempeñarse adecuadamente en la escuela, la respuesta es: un acompañamiento adecuado en su proceso de aprendizaje por parte de los padres, los maestros y, si es el caso, de especialistas. Siempre y cuando se tenga mucho cuidado para no etiquetar con diagnósticos equivocados que encasillen a los niños; respetemos sus diferencias y busquemos la mejor forma para que aprendan.

Terra