publicidad
08 de octubre de 2013 • 16:55 • actualizado a las 18:09

Día de muertos, de origen europeo y no prehispánico: INAH

De acuerdo con la historiadora Elsa Malvido, la leyenda de que esta celebración era prehispánica fue inventada por intelectuales de los años 30

Foto: Anna Lagos / Terra
  • Anna Lagos
 

De acuerdo con Elsa Malvido, quien fuera historiadora de la dirección de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) la fiesta del Día de Muertos como ahora la conocemos surgió en la Francia del siglo X.

Colocar ofrendas a los muertos, adornar con papel picado, flores cempasúchil, colocar tamales y comer dulces de azúcar en formas de cráneos o panes con forma de cadáveres son tradiciones que no provienen del mundo indígena ni prehispánico, sino de la Europa de la Edad Media, especialmente de los jesuitas. 

La doctora Malvido dijo que fue el Abad de Cluny quien decidió rescatar la celebración en honor de los macabeos, familia de judíos mártires del santoral católico el día dos de noviembre, y dispuso el día anterior para celebrar a los santos y mártires anónimos, aquellos que no poseen nombre ni apellido, ni celebración en el calendario católico.

Para llegar a esta conclusión, Elsa Malvido lo tuvo que relacionar con sus trabajos de investigación dedicados a la demografía histórica, en archivos parroquiales del periodo colonial en el Proyecto Cholula del IINAH.

Luego, tuvo que estudiar epidemiología y enfermedades infectocontagiosas que le llevaron a entender que hasta 1950 el desarrollo de las poblaciones estaba directamente relacionado con la muerte.

La costumbre de colocar un altar de muertos con la creencia de que los parientes visitan el hogar, es una antigua creencia religiosa de tradición romana, es por eso que en Galicia, al norte de España, en la cena del 31 de diciembre, la comida se deja en la mesas para que lleguen los familiares a comer.

“Seguir pensando que es una tradición de origen prehispánico significa que no entendimos nada, puesto que es profundamente romano y este fenómeno puede hallarse en todo Europa”, afirmó la investigadora. 

Además dijo que quienes inventaron que esta celebración es prehispánica, fueron los intelectuales de los años 30, sin embargo, los pensadores decimonónicos tenían mucho más claro este fenómeno.

Por 28 años, la doctora Maldivo fundó el Taller de Estudios sobre la Muerte, con congresos como “Así estudiamos la muerte hoy”, realizado en el Museo de Antropología y “El cuerpo humano y su tratamiento mortuorio”, que se publicó como un libro.

En los congresos pudieron llegar a la conclusión de que las fiestas del primero y dos de noviembre son de origen católico, y fueron establecidas desde el siglo X, desmitificando la reinvención política y antropológica que tienen origen prehispánico.

La historiadora Elsa Malvido trabajó durante 44 años en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), fue una de las más reconocidas investigadoras de la Dirección de Estudios Históricos (DEH) del INAH, donde coordinó el Taller de Estudios sobre la Muerte desde 1987, el proyecto Salud-Enfermedad de la Prehistoria al Siglo XXI a partir de 1986, y el Seminario de Demografía Histórica en el que comenzó a trabajar desde 1970.

 

Terra