Amor y Sexo

publicidad
22 de marzo de 2010 • 12:25

Cómo actuar en la primera cita

Muchos se preocupan de cómo pasar la prueba de fuego después de conseguir concertar esta salida tan especial. Nosotros te damos las respuestas.

Primera cita
Foto: Getty Images / Terra Networks México S.A. de C.V.
 

Haz del Canal de Mujer tu página de inicio y entérate de los mejores tips y recomendaciones para mejorar en tu vida


Suscríbete al boletín de Mujer y recibe los artículos más interesantes de la semana

Ciudad de México (México). No hay nada más angustioso que una primera cita. ¿Qué me pongo?, ¿dónde vamos?, ¿de qué hablo?, ¿y si no le gusto o no es cómo esperaba? Deja el estrés a un lado y sigue nuestros consejos para superar con nota este momento.

El primer encuentro siempre es difícil para todos. La incertidumbre de qué pasará cuando te encuentres a solas con ese hombre que tanto te atrae provoca un estrés y un temor al más puro estilo quinceañero inexperto, se tenga la edad que se tenga. Sentimientos encontrados en un momento en el que la primera impresión puede marcar el éxito o fracaso de una posible relación futura.

Muchos se preocupan de cómo pasar la prueba de fuego después de conseguir concertar esta salida tan especial. Asegurar una segunda cita será directamente proporcional al nivel del disfrute de la velada. Dejar una huella imborrable de este encuentro. Fluir y no forzar son las claves en este paso. Así que no dejes que los nervios se apoderen de ti y pon atención a los siguientes consejos para que sepas de antemano cómo vestirte, de qué hablar, cómo actuar y sobre todo qué evitar para hacer de tu primer encuentro algo para recordar. La cita perfecta.

Cómo vestirte

El vestuario elegido es fundamental porque será capaz de otorgar la confianza necesaria para que todo salga bien. No te la juegues y apuesta por la naturalidad, una imagen casual pero cuidada asegurará la conquista.

Antes de escoger la ropa averigua dónde te va a llevar y el horario elegido para la ocasión. No es lo mismo vestirse para una cena elegante, que para un momento informal. Aunque no le desveles tu look final, oriéntale para que sepa con qué se va a encontrar. Presentarte en vaqueros cuando el otro ha escogido su mejor traje, puede resultar embarazoso.

Estrenar algo puede resultar excitante puesto que la primera persona en disfrutarlo será él. Sobre todo elige prendas con las que te sientas cómoda, estar pendiente de mantener el escote en su sitio a la vez que seguir el hilo de la conversación puede resultar complicado. Colores neutrales, estilo vintage y accesorios XXL son siempre un acierto, en cualquier situación, más si no te ha querido revelar dónde te lleva y apuesta por la sorpresa.

Totalmente prohibido disfrazarse de 'femme fatal', se corre el riesgo de ser excesivamente explícita y resultar demasiado desesperada en la primera cita. Evita también embadurnar tu cuerpo con espesos perfumes capaces de ocultar tu verdadero yo. Sutileza. Con un toque detrás de las orejas y en las muñecas bastará.

Si tienes la oportunidad, consulta con un amigo con buen gusto, sobre qué prendas le conquistarían a él. Puede servirte de gran ayuda.

Continúa en la siguiente página


Haz del Canal de Mujer tu página de inicio y entérate de los mejores tips y recomendaciones para mejorar en tu vida


Suscríbete al boletín de Mujer y recibe los artículos más interesantes de la semana

Dónde ir

Una vez encontrado el vestuario perfecto toca decidir dónde ir. Normalmente es él quien propone, pero si te ha tocado alguien algo indeciso y con pocas ideas, ten guardada en la recámara posibles sitios a los que acudir. Unos consejitos:

" Abstente de ir al cine. Si apenas le conoces es un compromiso elegir una película que le guste y dos horas aguantando un 'peñazo' acompañado prácticamente de un desconocido es una mala opción.

" Elige un lugar neutro y público. Puede ser un bar, un restaurante. Estar rodeado de gente en la primera cita da seguridad y confianza. Mejor que no sea demasiado ruidoso. Escoge un rincón donde podáis charlar amigablemente con tranquilidad para conoceros mejor. Puede ser un sitio donde se pueda combinar el picar algo con tomar una copa. El problema de plantear una comida o una cena es que si al momento descubres que no tienes nada en común con él, es muy difícil escapar antes de los postres. De esta manera podéis empezar tomando algo ligero y si hay química pasar a la cena y de ahí alargar infinitamente el tiempo.

Moderno, con excelente decoración, bien ambientado y buena música. Esto siempre es una apuesta segura. Mejor si lo conoces, así te evitarás sorpresas. Pero nada de llevarle al lugar donde solías acudir con tu anterior pareja, por mucho que te guste. Al final los recuerdos acabarán invadiéndote y las comparaciones serán inevitables.

Otras consideraciones previas

" Actividades originales. Si ya conoces a la persona con la que vas a tener la primera cita y sus gustos, juegas con ventaja para sorprenderle con algo más original. Puedes prepararle una cita perfecta en la que incluir algunas de sus pasionesmás secretas. Aunque recuerda que el propósito principal es el de hablar y conoceros mejor, por lo que si le llevas a ver un partido de Nadal, olvídate de que te pueda hacer mucho caso. El centro debéis ser vosotros dos.

" La hora ideal es a media tarde. Si te aburres siempre puedes decir que has quedado para cenar con tu familia. Pero si lo estás disfrutando, puedes alargar el tiempo todo lo que deseéis.

" Escoge un lugar de fácil acceso. Que haya parking si viene en coche, o esté bien comunicado si utiliza el transporte público.

" Ten un plan de emergencia. Es la Ley de Murphy, si quieres que algo salga bien, seguro que saldrá mal. Por ello no está de más llevar un 'Plan B'. Ningunas obras de última hora, cancelaciones inesperadas ni tan si quiera el diluvio universal puede estropear este día perfecto.

Continúa en la siguiente página


Haz del Canal de Mujer tu página de inicio y entérate de los mejores tips y recomendaciones para mejorar en tu vida


Suscríbete al boletín de Mujer y recibe los artículos más interesantes de la semana

Qué hacer y qué no hacer

Lo más importante en la primera cita es la puntualidad. No hay que hacer esperar. Las primeras impresiones son las que cuentan y quedar como una pasota la primera vez que os veis a solas, no interesa. Lo 'cool' es llegar puntual, signo de educación y respeto por la otra persona. Nada de 'había mucho tráfico' o 'no encontraba el lugar'. Estúdiate las direcciones, sal con tiempo y demuestra desde el primer día el interés que tienes por él y sus planes.

Como no sabes si la cita te va a salir rana o no, prepárate una cuartada por si tienes que salir corriendo. Incluso puedes ir adelantándosela nada más que quedar con él, para que no suene a excusa barata. No hay nada peor que pasar todo el día con una persona que no para de contar anécdotas 'graciosísimas' y que no sabes por qué extraña razón a ti te provocan somnolencia. Una tortura.

Y nada de mirar al camarero, por muy espectacular que éste sea. Esta noche sólo tienes que tener ojos para él, para eso has quedado, aunque descubras que no es el hombre de tu vida. Puedes volver con amigas en otra ocasión para poder recrearte la vista.

Una vez metidos en harina está bien hacer algún cumplido, pero sin pasarse. Elogiar el lugar que ha escogido para la ocasión, aunque no te emocione especialmente o algún rasgo suyo característico. Unas palabras bonitas siempre nos hacen sentirnos especiales. Pero algo sutil, que no acabe resultando un grito de desesperación.

Importante es que no te pases con la bebida. Son momentos muy intensos y es normal que los nervios nos jueguen malas pasadas e intentemos disimular agarrándonos al vaso como a una tabla salvavidas, pero queda fatal acabar la primera velada con una borrachera de 'órdago', llorando sobre su hombro por los amores perdidos.

Según vaya pasando el tiempo has de estar muy atenta a sus gestos y actitudes que acabarán comunicándonos más que sus palabras. Esas mirada furtivas que se cruzan en el camino y denotan un interés especial. Aquí podrás averiguar si la cita está resultando para él tan agradable como para ti. Señales que desvelan le gustas. Puedes también aprovechar las ocasiones para establecer contactos físicos semi-espontáneos. Si se levantan chispas entre los dos, la segunda cita está asegurada.

Continúa en la siguiente página


Haz del Canal de Mujer tu página de inicio y entérate de los mejores tips y recomendaciones para mejorar en tu vida


Suscríbete al boletín de Mujer y recibe los artículos más interesantes de la semana

No compares esta cita con otras que hayas tenido y mucho menos si lo pasaste mejor. Las comparaciones son odiosas. Da la sensación de que él es sólo una muesca más en tu lista de conquistas y se sentiría obligado a ser el mejor, momento en el cual todo hombre acaba 'fastidiándo' una maravillosa velada. Si eres de las que tienes éxito con los hombres, seguro que es gracias a tu discreción, proclamar los amoríos a los cuatro vientos nunca ha estado muy bien visto, con que lo sepas tú y algunas de tus amigas de confianza es suficiente.

El sexo es un tema prohibido en una primera cita, hace resultar desesperada. Estas intimidades mejor dejarlas para más adelante. Tampoco es aconsejable hablar de religión o política cuando no se conoce a la otra persona. Tampoco de sueldo o de tus sesiones con el psicólogo. El objetivo es pasárselo bien y divertiros, los temas divinos y humanos ya habrá tiempo de tratarlos.

Un último consejo.

Ni se te ocurra mencionar la palabra matrimonio en cualquiera de su contexto, ni porque una amiga tuya se vaya a casar y quieras compartir esa alegría con él. Si lo haces es muy probable que no haya una segunda vez. Palabras como casarse o hijos asustan a cualquier desconocido.

Y sobre todo, nada de mentir. Los engaños siempre terminan por aflorar y acaban complicando las cosas. Mejor ser sincera desde el primer encuentro. Es la única forma de construir una relación verdadera.

¿Cómo despedirte?

La despedida va a ser determinante para volver a repetir la cita o no.

Atenta a la última conversación, es donde más información se saca. Dónde vive, que va a hacer en los próximos días y si realmente le apetece verte. El lenguaje corporal también dice mucho de qué está pasando. Son momentos de tensión en los que se decide en segundos lo que pasará en un futuro.

El beso de despedida te desvelará el resultado final. No es lo mismo los clásicos dos besos al uso, con los que decirte adiós que te vaya bonito, que dos dulces besos rozándote los labios o un solo beso que grita con descaro '¡quiero volverte a ver!'.

Y si no ha ido tan bien como esperabas, a otra cosa que hay más peces en el mar.

Terra