publicidad
21 de mayo de 2013 • 14:41

Tinte para cabello: la importancia de elegir el correcto

Una experta en imagen nos recomienda no cambiar de tinte buscando parecernos a otra persona, sino elegir basándonos en nuestras fortalezas de imagen

Ximena Navarrete dejó su tinte color chocolate por un color mucho más claro y  con más reflejos.
Foto: Cortesía L'Oréal
  • Olivia O'Gam
 

Cuando elegimos un tinte para el cabello muchas veces lo hacemos sin tomar en cuenta aquello que podemos proyectar con nuestra nueva coloración. Es por ello que nuestros amigos de L'Oréal y Ana Orozco, experta en imagen pública, nos ofrecen una serie de consejos para que podeamos aplicarlos si estamos buscando un cambio de look.

Los seres humanos buscamos coherencia y cuando algo no lo es, lo rechazamos. Entonces hay que buscar un color de cabello que armonice con nosotros y que logre crear esta coherencia que nosotros queremos reflejar en lo profesional y en lo personal", apunta Orozco.

Al elegir una coloración no hay que perder de vista nuestra vida laboral. Si estamos en la búsqueda de un trabajo considera que no deben elegirse rojos intensos o rubios platinados. Esto con la finalidad de no ser cuestionados por nuestra imagen:

“Todas las empresas tienen que tener un amplio horizonte y no discriminar, pero nosotros debemos respetar su cultura organizacional. No hay que perder de vista que si vamos a una empresa de corte formal no debemos elegir el rojo más encendido o el rubio más claro porque podría llegar a desvirtuar un poco nuestro profesionalismo".

Ana Orozco también mencionó cuáles son los aspectos más llamativos de una mujer a nivel imagen:

1. Cabello. Hay que mantenerlo bien cuidado ya que es  lo primero que atrae las miradas. Color, peinado y corte deben ser una buena triada.

2. Ojos. Se dice que son la ventana  del alma y a través de ellos podemos saber si alguien dice la verdad o no.

3. Sonrisa. Los seres humanos podemos descubrir si se trata de una sonrisa falsa o no en menos de siete segundos. Esto lo logramos debido al alargamiento de la sonrisa. Una persona que sonríe nos da mucha más confianza que otra que no lo hace.

4. Manos. Hay ue tenerlas siempre bien cuidadas, hidratadas para que reflejen parte de nuestra esencia.

5. Zapatos. Desde la perspectiva femenina los zapatos cuentan mucho y no sólo se trata de su se porta un calzado a la moda si no que esté bien cuidado.

Finalmente, la experta en imagen puntualiza: "Antes era muy complicado elegir un tinte con base en nuestro tono de piel, pero la tecnología de L'Oréal nos brinda esta  posibilidad de una manera increíble. Hay que atrevernos y dejarnos guiar por un experto si es que aún no sabemos qué tono nos va mejor.

 

Terra