publicidad
27 de junio de 2011 • 17:45

A bailar zumba para bajar la pancita

La zumba es un ritmo latinoque ayuda a adelgazar de forma divertida y sin que te des cuenta. Esta moderna forma aeróbica de bajar de peso se pone de moda.

Zumba para bajar la pancita.
Foto: Getty Images / Terra Networks México S.A. de C.V.
 

Ciudad de México (MÉXICO). El bailarín profesional, coreógrafo e instructor Alberto 'Beto' Pérez ha demostrado que el zumba es una actividad aeróbica que combina pasos de baile con movimientos de tonificación muscular, consigue en sus practicantes un entrenamiento cardiovascular efectivo. Un ritmo latino que, de seguro, ayudará a que pierdas los kilos de más.

Baja de peso con Mi Dieta

Y ¿cómo lo hace? Simplemente bailando, bailando y bailando. Sea cual sea tu edad, tu ritmo o tu nivel de coordinación, te puedes apuntar a una de estas divertidas clases que no sólo te servirán para desconectar mentalmente de tu día a día y pasártelo en grande sino que también aprovecharás para quitarte calorías de encima.

Ya ha llegado a los gimnasios este nuevo ejercicio que divertirá y mejorará la salud sin que tú te des cuenta. La zumba se basa en ritmos latinos que transmiten la energía y pasión necesarias para acabar una clase y mejorar tu condición física en todos los aspectos. La cadena de fitness DiR ha sido la pionera de su introducción en España.

Poco a poco se van introduciendo bailes como la salsa, la bachata, el merengue, la samba o el reggaeton, todos ellos adaptados a la sesión, logrando un sistema de acondicionamiento simple y efectivo, que utiliza los principios del entrenamiento por intervalos y de resistencia para maximizar el consumo calórico y quemar la grasa que nos sobra.

Y los beneficios se notan a todos los niveles: mejora el sistema cardiovascular y aumenta la quema de grasa hasta alcanzar la eliminación libras gracias al ritmo trepidante de sus ejercicios. Los efectos más visibles son la pérdida de peso, la reafirmación de la musculatura y la mejora de la coordinación corporal.

Pero las consecuencias menos visibles son las más positivas. Los ejercicios que comprenden una sesión de Zumba hacen que nuestro organismo aumente los niveles de diversas hormonas y sustancias, lo que conlleva cambios psicológicos.

El incremento de endorfinas en la sangre nos estimula el buen humor, y el aumento de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, estimulan la relajación. Y todo en conjunto, mejora nuestra autoestima.

Alberto 'Beto' Pérez creó el programa de acondicionamiento físico a mediados de los años noventa, por eso que llaman una casualidad de la vida. El bailarín daba clases de aeróbicos en Cali, Colombia, y un día se olvidó de traer la música que utilizaba normalmente para sus sesiones.

Con una de sus cintas de música de bachata y merengue tuvo que improvisar una clase que fuera igualmente productiva para sus alumnos: nació lo que él llamó la 'rumba' que, a partir de ese momento, se convirtió en la clase más demandada en el gimnasio dónde trabajaba.

'Beto' empezó a dar clases por todo el mundo, diseñar coreografías para cantantes como Shakira e hizo videos de ejercicios que se vendieron por Estados Unidos. Fue aumentando la demanda de instructores de esta nueva especialidad, y empezaron los cursos de formación. Su vídeo original se titulaba 'rumba', pero al ver que los anglosajones no sabían pronunciar la 'r', cambiaron el nombre a zumba.

Zumba, según el diccionario, es también una broma o burla sin mala intención. La cuestión, en definitiva, es reír y pasárselo bien a la vez que nos ponemos en forma.

Síguenos por Facebook en Terra Life & Style

Síguenos por Twitter: @TerraVyE

Sigue a Terra Vida y Estilo en móviles: m.terra.com.mx

Sigue a Terra Vida y Estilo también en tu tableta tablet.terra.com.mx

EFE