publicidad
10 de diciembre de 2009 • 16:09

Ponche navideño, el antigripal natural

Los beneficios que ejercen los cítricos sobre el organismo se deben a su acción antioxidante, que ayuda a prevenir un sin fin de enfermedades de las vías respiratorias.

Ponche navideño
Foto: Getty Images / Terra Networks México S.A. de C.V.
 

Haz del Canal de Mujer tu página de inicio y entérate de los mejores tips y recomendaciones para mejorar en tu vida


Suscríbete al boletín de Mujer y recibe los artículos más interesantes de la semana

Ciudad de México (México). La Navidad involucra infinidad de cosas, unión famiiar, viajes, descanso, regalos, fiestas y, por supuesto, excesos en la comida, por lo que lo mejor es elegir alimentos que ayuden al organismo a protegerlo de infecciones respiratoriasu. Una de las bebidas que puede ayudar a fortalecer el sistema respiratorio es el ponche navideño.

El ponche navideño tuvo sus orígenes a través del mestizaje entre la cultura indígena y la europea, dando como resultado la exquisita combinación de frutas tropicales que le dan un color y sabor único para deleite de grandes y pequeños.

Entre las frutas que se necesitan para su elaboración se encuentran tamarindo, guayaba, tejocotes, manzana, ciruela pasa, flor de jamaica, caña de azúcar en trozos, jugo de naranja, canela y piloncillo o azúcar. Es importante mencionar que el valor nutricional del ponche es muy alto, gracias a la cantidad y combinación de frutas, sobre todo es rico en vitaminaC, cuya función es reforzar las defensas orgánicas y también funciona como un estabilizador del sistema inmunológico que brinda protección contra algunos factores nocivos.

Además está demostrado que el consumo diario de vitamina C disminuye, entre un 20 y un 30 por ciento, la intensidad y duración de las enfermedades del frío, sobre todo las respiratorias. Porque además de las bajas temperaturas, estamos expuestos a un gran número de agentes externos como virus, bacterias, hongos y otros patógenos, los cuales ayudan a que nuestro cuerpo se resienta y las defensas bajen. No obstante, el cuerpo está perfectamente preparado y capacitado para defenderse de estos ataques a través del sistema inmunológico, el cual pone en funcionamiento diferentes métodos de defensa que pueden impedir que nos dañen los agentes agresores.

Algunas de las armas que emplea no solamente matan a los invasores sino que hasta tiene la capacidad de limitar la zona afectada, permitiendo su recuperación. Por ello, es importante reforzar nuestro sistema inmunológico, especialmente en esta temporada de fríos, para evitar, en la medida de lo posible, que los virus hagan estragos con nuestra salud, y la mejor forma de mantenerlo fuerte es con una buen alimentación, rica en cítricos y verduras.

Aunque también existen tratamientos como los inmunoestimulantes, los cuales ayudan a fortalecer las defensas de las personas contra enfermedades a la que están expuestos comúnmente, como es el uso del Pidotimod, inmunoestimulante sintético que ayuda a regular y fortalecer el sistema inmunológico logrando con ello reforzar las defensas que el cuerpo humano necesita.

Importancia de los cítricos y las vitaminas

Cabe destacar que una dieta saludable no depende solamente de que sus ingredientes lo sean, sino también de su variedad y riqueza. De esta forma se contribuirá a asegurar la ingesta adecuada de vitaminas y minerales que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. Así que además de consumir frutas, verduras, proteínas, pescado y líquidos, los cítricos juegan un papel importante a la hora de prevenir ciertas enfermedades entre las que se encuentran la gripe y los resfriados, tan comunes en esta época del año.

Gran parte de los beneficios que ejercen los cítricos sobre el organismo se deben a su acción antioxidante, que ayuda a prevenir un sin fin de enfermedades de las vías respiratorias. Su papel como protectores contra los resfriados es de sobra conocido. Su alta concentración de vitamina C los hace sumamente efectivos en el caso de infecciones, ya que consigue reducir la duración de la enfermedad, al tiempo que alivia los síntomas.

El responsable de otorgarles esta propiedad es el ácido L-ascórbico o vitamina antiescorbútica, que ejerce un efecto protector de las vías respiratorias y potencia las defensas del organismo. Por ello, se convierte en el complemento natural indispensable en los tratamientos antigripales y uno de los mejores métodos para prevenir enfermedades de las vías respiratorias.

Naranjas, limones y mandarina, aportan otros elementos igualmente importantes para la salud como fibra, calcio, magnesio, potasio, ácido fólico y vitaminas A y C. Existen también otro tipo de vitaminas que ayudan al fortalecimiento del sistema inmunológico como la vitamina E, la cual se encuentra en los cereales, frutos secos, aceite de oliva y los vegetales de hoja verde. Esta vitamina es un componente fundamental de las membranas celulares para mejorar la expresión de los anticuerpos que se unen a las células para defenderse de la infección.

Otro componente importante es el hierro. Su déficit disminuye la proliferación celular y también la respuesta inmunológica. Por su parte, el zinc también cobra una gran importancia sobre la salud, ya que actúa sobre la cicatrización de la piel impidiendo la entrada de gérmenes.

Así que en estas fechas navideñas, tome en cuenta que una alimentación balanceada nos ayudará a mantener sano y fuerte nuestro sistema inmunológico.

Con información de Méndez Comunicación

Terra