publicidad
05 de febrero de 2010 • 14:18

Las debilidades y miedos más comunes entre los hombres

El machismo es una constante de todos los tiempos y esto significa que la masculinidad entendida por los hombres les impide hacer cualquier cosa 'femenina'.

Las debilidades y miedos más comunes entre los hombres
Foto: Getty Images / Terra Networks México S.A. de C.V.
 

El machismo es una constante de todos los tiempos y esto significa que la masculinidad entendida por los hombres les impide hacer cualquier cosa que sugiera la feminidad.

La masculinidad es el repudio de lo femenino. Y de esa premisa se desprende que los hombres sienten miedo a tener actitudes femeninas y a todo lo que disminuya su virilidad.

Miedos masculinos

Miedo a no llegar a satisfacer a su pareja. La falta de erección por las esperanzas puestas en su eficacia o en su experiencia. Miedo a la intimidad o a comprometerse sentimentalmente. Temor a no lograr un orgasmo en ella. Tener una eyaculación precoz. Que el tamaño de su pene esté acorde con las expectativas que él supone tiene su pareja. Temor a un contagio de una enfermedad de transmisión sexual.

Aunque no se crea la soledad es más temida por los hombres que por las mujeres. Según los estudios, los hombres divorciados son los primeros en volver a casarse, a pesar de su temor a comprometerse.

Los miedos sexuales que persiguen a las mentes masculinas, están en su mayoría relacionados con el desempeño técnico, más que con otros factores de tipo social o físico. A un hombre le interesa quedar en el récord de una mujer como el mejor amante que ella haya tenido, o como el mejor dotado y creativo, más que como el más romántico o tierno.

El tamaño para ellos es muy importante

La eterna pesadilla de la mayoría de los hombres es sobre el tamaño del pene, sin embargo, muy pocos se atreven a confesar que les preocupa este asunto.

Otro de los miedos más importantes que tienen los hombres es la disfunción eréctil. Ya que el hombre siente que su sexualidad se refiere a sus órganos genitales. El pene erecto es, sin duda, un símbolo de virilidad, de poder y dominación.

Las frases típicas entre los hombres van ligadas a desafiar su virilidad y su capacidad de ofrecer placer a su compañera, por eso sienten tanto temor a no llenar las expectativas o de que se les compare con otros hombres.

Cuestión de tradición

Por tradición los hombres son entrenados para ser machistas y parte del proceso de adiestramiento hacia la masculinidad es que no se preocupen por el cuidado de la salud o tener el descanso y la dieta necesarios para fomentar la buena salud.

Una de las situaciones que más les avergüenza a los hombres es examinarse la próstata. El tacto rectal no tarda en sí mismo más de dos minutos, es poco molesto, pero para los hombres resulta hasta humillante.

Sin duda si un hombre es sensible a las necesidades de su cuerpo y a las emociones, no será tachado o señalado como 'menos macho'. Por el contrario, a las mujeres les gusta que los hombres se cuiden y se preocupen por su bienestar.

Nuevo pensamiento

Los sexólogos afirman que una educación sexual objetiva es la que puede llegar a terminar con estos mitos. Una educación en la que se fomente el respeto, el derecho al placer y la autoestima.

Terra