Salud

publicidad
23 de marzo de 2013 • 09:11 • actualizado a las 09:54

Tuberculosis: Mitos y verdades sobre esta enfermedad

La tuberculosis es una de las enfermedades con mayor índice de mortalidad en el mundo, y se estima que más de dos millones de personas podrían contraerla en el 2015.

 

La tuberculosis es una enfermedad pulmonar contagiosa que se trasmite por el aire. Cuando las personas enfermas de tuberculosis tosen, estornudan, hablan o escupen, lanzan al aire microorganismos, conocidos como bacilos de la tuberculosis.

En el Día Mundial de la Tuberculosis, recordemos varias cosas sobre los mitos y verdades de esta enfermedad pulmonar.

La tos persistente es uno de los síntomas de la tuberculosis 
Foto: Thinksotck

La tuberculosis ya no existe.
Mito. ¡Sí existe!  Es una enfermedad que afecta a la tercera parte del mundo.

La tuberculosis es hereditaria.                      
Mito. No es hereditaria, es una enfermedad infectocontagiosa producida por una bacteria. 

La enfermedad se cura tomando remedios naturales o caseros.
Mito. Para lograr la curación se deben tomar los medicamentos ordenados por el programa médico. 

El tratamiento puede interrumpirse cuando los síntomas desaparecen.
Mito.  Los síntomas desaparecen en 20 a 30 días de tratamiento, pero este debe continuar de forma regular e ininterrumpida durante seis a ocho meses. De lo contrario, el problema vuelve y puede ser resistente a la medicación.

La tuberculosis está relacionada con el virus del sida.
Verdad. El virus del sida disminuye las defensas del organismo y, por lo tanto, las probabilidades de desarrollar tuberculosis son más altas. Muchas personas enfermas de sida mueren por tuberculosis.

La vacuna BCG protege contra las formas graves de la enfermedad.
Foto: Thinksotck

Cualquier persona con el bacilo tuberculoso puede enfermar de tuberculosis.

Verdad. Quienes se infectan con el bacilo tuberculoso tienen un 10% de probabilidades de enfermar de tuberculosis a lo largo de la vida. No obstante, el riesgo es mucho más elevado para los fumadores y para aquellas personas cuyo sistema inmunitario está debilitado.

enfermedad.

La tuberculosis es contagiosa.
Verdad. La tuberculosis se transmite a través de gotas de saliva que viajan en el aire cuando una persona enferma  de tuberculosis tose, estornuda, habla o escupe.

La vacuna BCG previene que la persona tenga tuberculosis.
Mito. La vacuna BCG protege contra las formas graves de la enfermedad, como la tuberculosis diseminada y la meningitis tuberculosa, pero no contra la común.

Cualquier tos prolongada es tuberculosis.

Mito. La tuberculosis es una de las posibilidades, no la única. Si tiene tos persistente, que dura más de dos semanas, consulte a un médico para investigar la causa del malestar. Recuerde que los síntomas de la enfermedad son  tos (inicialmente seca y, después, con flema), fiebre vespertina, pérdida de apetito y pérdida de peso.

La tuberculosis afecta sólo los pulmones.
Mito. La enfermedad afecta principalmente los pulmones, pero también puede afectar otros órganos como intestinos y ojos.

La tuberculosis es mortal.

Verdad. Si la enfermedad ya presenta síntomas la persona debe recibir tratamiento inmediatamente, ya que con el tiempo la tuberculosis va dañando los tejidos de los órganos y puede ser mortal.

Terra Terra