México

publicidad
14 de enero de 2009 • 15:39

Misiones en la Sierra Gorda de Querétaro

Cinco hermanas barrocas enclavadas en los pliegues de la geografía queretana son un testimonio de la obra evangelizadora enriquecida con el arte indígena.

Cinco milagros arquitectónicos en la Sierra Gorda de Querétaro
Foto: Angélica Galicia / Terra México / Terra Networks México S.A. de C.V.
 

Querétaro (México). Jalpan, Tancoyol, Concá, Landa y Tilaco son los nombres de cinco misiones hermanas cuyos padres fueron Fray Junípero Serra y la ingenua sensibilidad artística de los indígenas que habitaron la Sierra Gorda de Querétaro. Los intereses de conquista por parte de los españoles, el afán evangelizador de los franciscanos y la sumisión indígena a fuerza de sangre y devastación, conforman los pilares de estas cinco hermanas que sobrevivieron al abandono de siglos y hoy resplandecen como el rosario fervoroso que son del Patrimonio de la Humanidad en México.

Muy al norte del estado de Querétaro, entre las curvas a veces verdes, a veces pardas de la Sierra Gorda de Querétaro se encuentran estas cinco misiones que fueron construidas con el mismo plano aprobado desde España, bajo la dirección de Fray Junípero Serra en el periodo entre 1751 y 1762.

La evangelización de esta zona fue ardua y tardía. Los pames, jonaces y chichimecas se resisitieron con todas susfuerzas al dominio de los españoles, quienes anhelaban poseer esas tierras ricas en mercurio y plata. Los franciscanos, y particularmente Fray Junípero, quien supo entender las necesidades de los indígenas, lograron esa evalgelización y las misiones fungieron no sólo como centro religioso, sino social, de las comunidades aledañas.

Cuando los franciscanos dejaron las cinco misiones en manos del clero secular (Fray Junípero fue enviado a California donde habría de dejar otra ruta similar de misiones), los indígenas abandonaron las misiones, que sufrieron el saqueo y la destrucción durante el periodo de Independencia y Revolución.

Fue en la década de los 80, cuando un grupo del Instituto Nacional de Antropología e Historia que se dirigía a Xilitla, San Luis Potosí, se perdió entre las serpeantes curvas de la Sierra Gorda y llegó a una de las misiones. El hallazgo permitió el rescate de estos bellos edificios barrocos que en 2003 fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

CONTINÚA...

Santiago de Jalpan

Jalpan significa sobre la arena. El templo misional fue construido entre 1751 y 1758, y está dedicado al apóstol Santiago, el primer apóstol en salir a predicar el evangelio. Lamentablemente, donde debiera estar su efigie, hay un reloj que rompe con la armonía de la fachada.

San Miguel Concá

Concá es el poblado más alejado al norte de Querétaro. Esta misión es la más pequeña de las cinco. Es quizá la más mestiza también, pues su fachada ostenta grandes flores y follajes y figuras toscas, signos inequívocos de la mano indígena. Otras características que la diferencian de sus hermanas son la imagen de la Santísima Trinidad en el remate, así como un conejo y un águila bicéfala que representan las dedidades de la luna y el sol.

San Francisco del Valle de Tilaco

Es quizá la mejor conservada de las cinco misiones y la más discreta en la ornamentación de su fachada. Fue construida entre 1754 y 1762 por Fray Juan Crespi, y está dedicada a San Francisco de Asís. A esta hermanita de la familia franciscana se le distingue por cuatro hermosas sirenas que sonríen recordando la mano indígena. A diferencia de las cuatro misiones, Tilaco conserva en buen estado sus capillas posas que eran utilizadas en las procesiones.

Nuestra Señora de la Luz de Tancoyol

En el 'lugar de los dátiles', esta misión franciscana fue erigida en honor a Nuestra Señora de la Luz, aunque su figura fue removida del nicho que la contenía. En los retablos externos de la fachada se encontran los instrumentos de la Pasión de Cristo (clavos, lanza, escalera...). Fue construida entre 1760 y 1766. En Tancoyol, el espíritu indígena se refleja en las columnas del interior, que son resguardadas por un jaguar y un personaje de rasgos olmecas.

Santa María de las Aguas de Landa

El templo de Landa podría considerarse el más hermoso de las cinco misiones, aunque esto es muy subjetivo: cada una tiene un encanto peculiar. El de Landa fue contruido entre 1760 y 1768 por Fray Miguel de la Campa y está dedicado a la Inmaculada Concepción. Fue el templo que consolidó la conquista espiritual de la Sierra Gorda de Querétaro.

Cómo llegar:

A la Sierra Gorda se puede acceder por la autopista federal número 120, San Juan del Río-Xilitla, que se toma a la altura de San Juan de Río, Querétaro. Desde la Terminal del Norte, en la ciudad de México, salen unos camiones que llegan a Xilitla y hacen paradas en varias poblaciones de la Sierra Gorda. Desde Querétaro, durante todo el día salen camiones con rumbo a estas mismas poblaciones.

Dónde hospedarse:

Hotel Misión Jalpan

Calle Fray Junípero Serra s/n

Jalpan, Querétaro

Hotel Misión Concá

Carretar Jalpan- Río Verde km. 32

Arroyo Seco, Querétaro